• diegocsanchezm

Zarpazo de campeonato.


33 largos años tuvieron que pasar para decir, "Los Bengals van al SuperBowl". No es mentira que para muchos de los aficionados a Cincinnati los playoffs han sido por demás especiales, porque para muchos de nosotros, significó ver al equipo ganar un partido de postemporada por primera vez.


Parecía que el juego estaba decidido, parecía que Cincinnati no se había presentado en ArrowHead, parecía que el sueño de esta Cenicienta de rayas negras llegaba a su fin apenas en el 1er cuarto del partido. Parecía que Mahomes, Hill y Kelce serían los domadores de estos Bengals.

21 puntos en 3 series ofensivas no dejaban lugar a dudas, Kansas City se veía por demás dominante , la defensiva no le daba respiro a Burrow y la marea roja en las gradas también hacía lo suyo.


3 puntos en el primer cuarto y un TD poco antes de terminar el 2o cuarto era la cosecha de unos Bengals que parecían apagados y los Chiefs con una serie ofensiva muy buena para terminar la mitad parecía ya el último clavo al ataúd de las aspiraciones de Cincinnati. Pero Kansas falló, pudo terminar la mitad con 28 puntos y falló, a pocas yardas de anotar y con pocos segundos en el reloj se fueron con las manos vacías y tal vez ahí la historia empezaba a cambiar.


Llegó la segunda mitad y los Bengals al parecer recordaron el juego de temporada regular, comenzaron a jugar, a ser consistentes en la ofensiva y una muralla a la defensiva. De nuevo limitaron a Kansas City a sólo 3 puntos en toda la segunda mitad.


Anotación + conversión de 2 puntos y un gol de campo de McPherson le dieron a los Bengals 11 puntos en el 3er cuarto para acercase y empatar el marcador de manera sorpresiva y empezábamos a ver a unos Chiefs desconcertados, preocupados y no se veía por dónde pudieran despertar.


El 4o cuarto fue muy defensivo, 2 intercepciones por bando y 2 goles de Campo. Los Bengals avanzaban pero los últimas 25 yardas les costaban mucho trabajo, los dos equipos padecieron de lo mismo. Veíamos a Burrow y a Mahomes sacar sus mejores trucos de escapismo porque las defensivas no les daban tregua, los presionaron y la defensiva secundaria no dejaba ventanas para lanzar un pase a algún receptor abierto.


Qué nerviosismo se sentía en los minutos finales del último cuarto con unos Chiefs avanzando en la última serie. Tenían todo a su favor, corrían, pasaban y el reloj estaba de su lado. Llegaron a zona de gol y la defensiva de Cincinnati se fajó y no permitió anotación, por el contrario supieron contener a Mahomes y hacer su trabajo en las diagonales para no dejar desmarcado a nadie. Sólo 3 puntos que le valían el empate a Kansas City.


Series extra, se pierde el volado y tal vez todos de cierta forma recordamos el partido anterior entre Chiefs y Bills, donde sabíamos que el ganador del volado seguramente se llevaría el partido. El resultado lo conocíamos y vaya que se habló en la semana del criterio de desempate. Pero este equipo no puso pretextos, no se quejó de perder el volado y la defensiva sacó las garras cuando más se necesitaba.


¿Mahomes se desesperó?, puede ser. ¿La llamada no fue la correcta?, puede ser. ¿Por qué un pase tan largo y no asegurar el 1o y 10?, no lo sabremos. Tal vez fue soberbia, tal vez exceso de confianza o tal vez los 2 defensivos de Cincinnati estaban en el lugar correcto haciendo la jugada correcta. ¿El resultado? Intercepción muy cerca de medio campo, con el ánimo a tope, sin que importara el reloj, sólo ir hacia adelante y poner puntos en el marcador. Ya no importaba si eran 2 puntos, 3 o 6, cualquier anotación le daba el triunfo a los Bengals.


Una ofensiva cautelosa, con pases cortos y estudiados, sin arriesgar y corriendo con el balón asegurado por manos y brazos para no forzar una entrega, así fue avanzando Cincinnati y sin esperar a llegar al 4 down, McPherson ingresaba al campo.


Tal vez Chase no tuvo su mejor actuación, pero Burrow lo encontró en los momentos adecuados y pudo anotar. Con Chase cubierto fue la oportunidad para encontrar a Higgins que logró poco más de 100 yds por recepción, Boyd con actuación discreta y Mixon con un juego de 88 yardas. Este no es un equipo ni de un solo hombre ni de un solo nombre, este es un equipo en toda la extensión de la palabra y quedó demostrado en este juego.


McPherson, ¿qué decir de este jugador?. La respuesta que se dió en la semana después de ganar en Tennessee fue..."Es por eso que drafteamos a un pateador". Y vaya que a rendido frutos.


Gol de campo en tiempo extra que le vale un boleto al juego grande a los Bengals. Un zarpazo que hemos estado esperando por largos 33 años para volver a gritar que Cincinnati será el representante de la conferencia Americana en el Super Bowl LVI.






9 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo