• diegoremirezesteba

Y la historia sigue igual


Cuando pensábamos que las cosas podían cambiar y comenzar una nueva etapa, volvimos a toparnos con la pared New England Patriots/ Bill Bellichick donde los Pittsburgh Steelers cayeron derrotados ante los seis veces campeones del Super Bowl.


Era la primera vez desde 2004 que ni Tom Brady ni Ben Roethlisberger estaban comandado las ofensivas de Pittsburgh y New England, en el duelo de los máximos ganadores en la historia de NFL.


Y cuando pensamos que el equipo podría arrancar con una victoria en casa ante la afición acerera y encarar el duelo divisional frente a los Browns del jueves invictos, nos dimos cuenta que la historia sigue igual, los Patriots siguen siendo uno de los equipos que más ha derrotado a los Steelers en los últimos años.


Pese a que Minkah Fitzpatrick volvió a registrar una intercepción a Mac Jones, justificando su nuevo contrato, la defensa notó la baja de TJ Watt a la hora de lograr presionar al QB rival, en este encuentro no capturaron a Jones ni una vez.


Mitch Trubisky también registró una intercepción y se le notó nervioso o atado a las órdenes de Matt Canada, tema que abordaremos más adelante.


El equipo se fue al descanso perdiendo 3-10 y pronto Boswell conectó una patada para acercar al equipo a 4 puntos, parecía que los de Tomlin podrían darle la vuelta al marcador. Pero la siguiente serie ofensiva fue un factor importante para devolver el momentum del partido a los de Boston.


Primero Cam Sutton dejó ir una intercepción cercana a medio campo para darle la posibilidad a la ofensiva de ponerse por delante en caso de lograr la anotación, después los Pats se vieron obligados a despejar el balón. En esa acción Gunner Olszewski, ex Patriots, dejó caer el balón y los equipos especiales rivales lo recuperaron. Tras eso, Damien Harris anotó por tierra y puso ventaja de 11 para los visitantes.


En el último cuarto, Trubisky conectó con Freiermuth en la zona roja y convirtió los dos puntos, acercando al equipo a 3 tantos de su rival. Después de esa acción ambas ofensivas lucieron inoperantes para que el juego terrestre le diera la posibilidad de agotar el reloj a los visitantes confirmando la derrota por 14-17.


Con el paso de las horas, muchos componentes de la ofensiva y opinión pública dieron a entender que la historia sigue igual, con una playbook de Canada limitado y sin otorgar licencia a los Qb para atacar con pases más profundos. Videos de huecos mal leídos por Najee también han aparecido, etc.


Ahora lo importante es resetear la mente tras esta derrota y enfocarse en el Thursday Night de esta semana frente a los Cleveland Browns, quienes vienen de caer en los últimos minutos frente a los Jets.


Este será un duelo importante por los antecedentes recientes, el morbo de ver a Garrett y no a Watt además de ser un divisional importante por cómo se han desarrollado las dos primeras jornadas.





6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo