• diegoremirezesteba

Victoria pero ¿a qué costo?


Tras tres derrotas consecutivas frente a los Bengals en temporada regular, los Pittsburgh Steelers lograron comenzar la temporada con una victoria en casa del finalista del SuperBowl y campeón divisional.


No seré yo el que se queje pero: victoria pero ¿a qué costo? Y no hablo de las lesiones de TJ Watt, Levi Wallace o Najee Harris, sino del sufrimiento de los aficionados del equipo nada más comenzar la temporada.


Para no extrañar tiempos pasados, la victoria en el Paul Brown Stadium llegó de manera cardiaca, donde los desfibriladores estaban a punto de ser usados y es que los últimos minutos del juego más la prórroga fueron un carrusel de sentimientos.


Y queda claro que la suerte influye y también la experiencia, Chris Boswell falló una patada decisiva, la siguiente fue game winner; en cambio Eva McPherson quien era sinónimo de fiabilidad falló en los momentos clave, también influenciado por los snaps de su long snaper suplente.


Dicho esto y como comentamos en la previa del juego, son ya ocho temporada que los Steelers abrían fuera de casa y se volvió a lograr el casillero de manera positiva contando 5 victorias en los últimos ocho juegos de semana 1 para el equipo.


Lo que es una constante es nuestra defensiva que en la primera mitad se vio dominante ante una OL de los Bengals mejorada pero que aún así permitió 5 entregas de balón y 7 sacks contra Joe Burrow.


El juego inició con Minkah Fitzpatrick logrando un pick 6 para adelantar al equipo, después aparecieron las intercepciones de TJ Watt y Sutton así como el fumble recuperado por Cam Heyward o los sacks de Alex Highsmith.


En el otro lado, la ofensiva bajo el mando de un nuevo mariscal de campo y un playbook, en teoría renovado, tuvo algunos problemas que no permitieron un juego fluido para mantener la ventaja de 20-0 frente a los Bengals.


La segunda mitad, Zach Taylor y sus pupilos ajustaron, y con Tyler Boyd lograron inaugurar su marcador pero que después fuera Ja Marr Chase en los instantes finales quien empató el juego.


Aunque todavía el desempeño de la línea ofensiva sigue dejando más dudas que certezas, el equipo pudo ganar y dar la protección a Mich Trubisky cuando más se necesitaba que era para acercar a Boswell que apoyado en Freiermuth, un castigo de la defensa de Cincinnati y una recepción plástica y estética de Diontae Johnson.



Lo que hay que destacar el los ajustes que se vieron en la defensa, sabiendo que el front seven sigue siendo muy agresivo, los huecos contra el juego terrestre se cerraron un poco más, limitando a Joe Mixon a tan solo 83 yardas.


Mi pregunta del inicio se refiere sobre todo a las lesiones de Watt y Harris. Los primeros reportes indican que la del ex RB de Alabama no es de gravedad e incluso podría jugar este próximo domingo en el Acrisure Stadium vs New England Patriots.


Más preocupante es la del Defensivo del Año, quien en los instantes finales del partido al intentar presionar a Burrow en un duelo con Collins salió lesionado del pectoral y hasta el momento se desconoce el alcance de dicha lesión que podría dejarlo fuera al menos un tercio de la temporada.


Seguro muchos habrían preferido la derrota y tener a nuestro mejor jugador sano pero confiemos en que la defensa con las nuevas adiciones tiene la capacidad para seguir presionando sin el #90, ahora es el momento para que este grupo no solo sea Watt, Heyward y Minnkah sino que contamos con una defensiva sólida.


Esta semana recibimos en nuestro primer juego de local a los New England Patriots quienes cayeron derrotados 20-7 frente a los Miami Dolphins.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo