• bolivarcortes

Una temporada filtro

Antes de iniciar la 2021-2022, las expectativas de los fanáticos de los Falcons pasaba más por saber como se integraría Arthur Smith como head coach y la nueva gerencia general a un equipo que seguía herido del trauma generado por el famoso 28-3, aquel Super Bowl LI en Houston donde cayeron ante los Patriots en tiempo extra en 2017.


El primer movimiento fue darle salida a Julio Jones, un jugador emblemático pero que salía demasiado caro y que con un arrastre de lesiones no puede completar el 100 por ciento del calendario. El tiempo dio la razón, hoy los Titans lo padecen. Sin embargo, se perdió profundidad en la ofensiva y a pesar que el novato sensación, Kyle Pitts, logró números impresionantes para un primer año, no todo el peso podría recaer en él. Y quizás fue de las mejores decisiones de la oficina, es un jugador que tiene que seguir creciendo y quien sabe si hasta volverse el símbolo de la franquicia en un futuro.


Al tema de la ofensiva por aire se le sumaron otros dos padecimientos, el retiro de Calvin Ridley en plena semana 7 para atender problemas de salud mental. Con la salida de Jones, el target 1 recaía en el otro egresado de la Universidad de Alabama. Al final, el staff de coaches tuvo que improvisar con Ridley fuera y fue la figura de Cordarrelle Patterson quien cobró valor. El RB de varias herramientas se volvió en el socio favorito de Matt Ryan.


Y es Ryan el que estelariza el otro bajón. Definitivamente que con la edad no se puede pelear y salvo que seas Tom Brady, tus habilidades van a ir a la baja con el tiempo. Con una pobre línea ofensiva, Ryan acaso si puede moverse. Salvo Pitts, tiene un pobre cuerpo de receptores. Atlanta tuvo que convertirse en un equipo que corría el ovoide por encima del pase y con ello, bastante predecible para las defensas rivales.


Del otro lado del campo, el equipo no se caracteriza por una buena defensa pero quien puede sacar la cara en esta temporada es A.J Terrell. El jugador de segundo año cuenta con 3 intercepciones pero solo le ha permitido 158 yardas en total a los jugadores que ha cubierto. Una total injusticia que el CB no haya sido tomado en cuenta para el Pro Bowl.


De aquí en adelante Arthur Smith tuvo que haber usado esta temporada para hacer un filtro de jugadores y quien lo acompañará en su idea de juego. Seguramente tendrá que tomar decisiones importantes junto a Terry Fontenot, el gerente general, de cara al próximo draft. La siguiente clase de jugadores que debe subir a la NFL no se caracteriza por un amplio talento de QB´s pero sin duda el futuro de Matt Ryan será una de las incógnitas a despejarse en los próximos meses.



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo