• Estanislao Higareda

El momento Garoppolo




La telenovela de la offseason, pretemporada e inicio de temporada que ha tenido como protagonista a nuestro galán de galanes, Jimmy Garoppolo, nos ha dado un giro inesperado (lo que en inglés llaman plot twist) muy adecuado para la ya de por sí demandante afición del equipo.


El pasado domingo, los 49ers de San Francisco se enfrentaron a los Seahawks de Seattle, en un partido bastante importante por todo lo que implicaba: Se buscaba sacudir el oprobio que resultó el partido ante los Bears, se jugaba contra el rival más odiado actualmente dentro de la división y seguía la incertidumbre sobre lo que podría hacer Trey Lance con el equipo.


El partido inició con una tónica similar al partido en Chicago. Un franco dominio defensivo contra un trabajo poco productivo de la ofensiva durante el primer cuarto. Una ofensiva de zona roja falló en producir limitándose a un gol de campo. Durante la siguiente ofensiva, Trey Lance parecía no tener mucho interés en lanzar el balón pero tenía bastantes jugadas por tierra para realizar. Para muchos aficionados de equipo era un exasperante ver el riesgo que representaba esta situación. Arriesgar a un jugador que debería ser quien comandara al equipo en el futuro estaba fuera de los planes. A pesar de las referencias de este tipo de jugadas se tenía con Josh Allen y Lamar Jackson, parecía excesivo utilizar como parte del juego lo que parecía un recurso.


Los temores de los aficionados a los 49ers se cumplieron cuando en una jugada por el centro, Lance fue tacleado y dos jugadores de Seattle cayeron sobre sus piernas, a pesar de que parecía que no sucedía nada y que recibía ayuda de un compañero para levantarse, Lance no pudo sostenerse. Saldría lesionado. Las cámaras y las expectativas inmediatamente se enfocaron en Jimmy Garoppolo, el QB que había sido prácticamente exiliado por el equipo después de la temporada pasada donde fue parte del grupo que alcanzaría la final de la NFC.


Conocemos bien lo que pasó con Jimmy durante este año. Se despidió del equipo durante una conferencia de prensa posterior al juego ante Rams, se operó el hombro, estuvo en consideración por varios equipos y hubo una enorme cantidad de rumores. Se convirtió en la historia más importante del equipo hasta que Deebo le quitaría protagonismo. Estuvo realizando comerciales para Subway. Se habló de posibles cambios durante el draft. Se presentó a los entrenamientos obligatorios sin tener mayor participación con el equipo, nunca fue considerado para estar en los juegos de pretemporada hasta que previo al inicio de temporada, el QB decidió tomar un recorte en su salario para liberar el Salary Cap y con ello tener un dinero garantizado que le ayudaría a estar en el equipo. Inmediatamente, se convertía en el QB suplente mejor pagado de la liga. En su momento, fue el QB mejor pagado también. Las cosas se le dan a Jimmy.


Con la lesión de Trey, Garoppolo entró y aunque no pudo concretar la ofensiva de la mejor manera, dejándolo en un FG, le dio una dimensión diferente al equipo, como si nunca se hubiera ido. En las siguientes ofensivas, con un pase a Ross Dwelley que este llevó hasta zona de anotación y una jugada por tierra con Kyle Juszczyk, consiguieron 14 puntos con lo que se irían al descanso con un marcador de 20-0.


Al inicio de la segunda mitad, nuevamente se vio reflejado el dominio de la defensiva con un "Tres y fuera" para iniciar. Sin embargo, al llegar a zona roja, los 49ers cometieron algunas fallas, incluído un fumble que fue recuperado, llevando al equipo a otro intento de gol de campo que sería bloqueado y llevado hasta la zona de TD en lo que sería un cambio de momentum para el partido.


Después de esa jugada, la ofensiva tuvo dificultades por el esquema defensivo que Seattle comenzó a mostrar, así como la motivación que tuvieron después de la jugada que realizaron los equipos especiales. Los 49ers tuvieron dos ofensivas muy rápidas, pero así también fue para los Seahawks que seguían limitados por la formidable defensa de 49ers comandada por Hufanga, Bosa, Givens y Greenlaw que se conviertieron en los principales actores.


Después de un tres y fuera, la ofensiva de los 49ers hizo lo que mejor sabe hacer: Arrastrar al rival y acabarse el reloj. En una ofensiva de último cuarto que duró 7 minutos. JImmy Garoppolo corrió dos veces, una en tercera y una en cuarta oportunidad dentro de la yarda cinco. La última fue la que dio el TD que ponía el partido completamente fuera del alcance de los Seahawks con un marcador de 27-7.


Una de las imágenes más emotivas del partido se dio cuando al momento de ejecutar el QB Sneak que dio este TD, todos los jugadores se unieron para levantar a Garoppolo y felicitarlo, y este último mostraba una felicidad que terminaba con la incertidumbre de su situación. Por ahora, es nuevamente el QB de los 49ers de San Francisco. Esta victoria terminaba una hegemonía de los Seahawks en el Levi's Stadium, que no perdían un partido en ese estadio desde el 2018.


Desafortunadamente, la victoria tiene un tinte agridulce, ya que Trey Lance perderá gran parte de la temporada, ya que la lesión fue una fractura en el tobillo que requirió operación y cuya rehabilitación llevará no menos de 4 meses. La lamentable situación retrasará todavía más su desarrollo, pero su ventaja radica también en su juventud, ya que a pesar de perder casi dos años, regresará en 2023 con tan solo 23 años, por lo que es posible que aún tengamos oportunidad de ver a Trey Lance en un buen nivel.


Por lo pronto, estaremos apoyando a nuestro actual QB: Jimmy Garoppolo. Se viene un duelo importante ante un equipo que también ha tenido altibajos como lo son los Broncos de Denver. Aún más importante porque se verá a un viejo rival en Russel Wilson. Veremos cómo se dan las cosas en este partido.




71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo