• Rafa Morales

De no creerse.

Lo de Baltimore ya es para preocuparse, ante los Giants volvieron a dominar al rival durante tres cuartos y medio, y al final terminan perdiendo una ventaja de 10 puntos. Tercer derrota en la temporada y los focos rojos estan encendidos en Maryland, esta vez John Harbaugh esta sentado en la silla calinte, sus errores han sido una constante en el último cuarto desde la temporada pasada. Ayer se confirmo que se equivocó al despedir a Don Martindale, que ayer dió una catedra defensiva, en lugar de retener a Martindale lo hizo con Greg Roman, a quién hoy apuntan todos los dedos.



Desde la temporada pasada, se señalaba la pobre labor ofensiva del equipo, Roman es el responsable de está unidad desde la temporada 2019, pero fue en 2021 donde tuvo una caída estrepitosa, al finalizar esa temporada se creía que sería despedido pero íncreiblemente Harbaugh lo mantuvo en el cargo. Ese voto de confianza parecía dar resultados los primera tres semanas, dónde a pesar de perder contra Miami, la ofensiva había respondido. Pero desde el juego ante los Bills, la ofensiva ha sido inoperante, muy predecible y muy mala en zona de gol, no todo es culpa de Roman pero esta tendencia viene desde la temporada pasada.




Justin Tucker que le dió la victoría a Baltimore la semana pasada, el día de ayer como un mal presagío, falló un gol de campo de 58 yardas que pego en el poste. Fue su primer intento de tres que tendría en la tarde.

Los Ravens tomaron la ventaja con un acarreo largo de su Rb Drake, pero en la siguiente serie los Giants consiguieron el empate, Tucker le dió la ventaja antes del medio tiempo a los de Baltimore para dejar el marcador 10-7. El más destacado para los Ravens había sido Kenyan Drake que estaba teniendo hasta ese momento 70 yardas en 3 acarreos y un Td. Drake terminó con más de 119 yardas por tierra y 8 por pase.



Para el tercer cuarto los Cuervos incrementaron la ventaja con otro gol de campo de Tucker, la defensa estaba conteniendo a Jones y Barkley, al terminar el tercer cuarto Giants y su pateador Gano consiguieron reducir la diferencia a solo 3 puntos, 13-10 y Baltimore montó una serie ofensiva que terminó con un pase de anotación de Lamar a Andrews que no debió contar ya que el reloj había llegado a ceros y tenía que marcarse un retraso de juego. la ventaja era de dos digítos con medio cuarto por jugar. Jones consiguío en su siguiente serie ofensiva su segundo pase de anotación para acortar la diferencía a solo 3, Baltimore recibía el balón con 3 minutos por jugar y la misión de conseguir puntos y lo más importante, bajarle tiempo al reloj de juego, en una 3&1 Lamar conseguía el primero y diez pero se marco un castigo de 5 yardas sobre Ronnie Stanley. Esto obligo al equipo a cambiar su jugada y conseguir la 6 yardas por pase, Jackson tuvo problemas con elm balón y quedó suelto, logró recuperarlo e intento conectar con Pat Ricard y fue interceptado, los Giants tenían el balón nuevamente en la yarda 15 del rival con 2:36 por jugar.



Los Giants llegaron a zona de gol y en un pase de Jones, Marcus Peters conseguía la intercepción dentro de las diagonales pero los oficiales marcaban un sujetando y los Gigantes recuperaban el balón en la yarda uno, siguiente jugada Barkley conseguía el Td que le daba la ventaja por primera vez en el juego a los de N.Y. Lo malo era que habían más de 1:30 por jugar y Baltimore tendría la oportunidad de montar la serie ofensiva ganadora, esta comenzó en la 25 de su campo, con un pase de Lamar a Robinson que para no variar dejo caer de las manos. En la siguiente jugada la línea ofensiva colapso y Lamar soltó el balón ante la presión de la defensa rival, los Giants recuperaban el ovoide y parecía que tenian controlado el juego, aunque todavía tenían que conseguir el gol de campo para aumentar la ventaja a 7 puntos y dejarle un minuto a los Ravens para tratar de empatar el partido. Baltimore contaba con sus tres tiempos fuera, pero los Giants contaron con una jugada fortuita de Barkley quién inteligentemente en lugar de anotar decidió incarse en la yarda uno de Baltimore.





Así se consumaba la tercer derrota del año para Baltimore, otra que los Ravens dejan ir de manera íncreible.

Se ha dominado a los rivales en esos tres juegos perdidos en lo que más importa que es el marcador, a Miami se le ganaba 35-14 al inicio del último cuarto, a los Bills 20-3 y a los Giants 20-10, el tema ya pasa por lo mental, ya que Harbaugh desde aquel partido en Pensilvanía frente a los Steelers dónde en la última jugada decidió en lugar de empatar con el punto extra el juego, ir por la conversión de dos puntos que termino fallando. lo mismo paso frente a los Packers y ante Rams no fue diferente. la derrota ante Bills parecía que había detonado y hevcho reaccionar a Harbaugh, pero vemos que no es así. El equipo cuenta con mucho talento pero ahora se esta fallando en la dirección del equipo. Se cometen muchos castigos, que se pueden permitir en una semana pero no entres consecutivas, clara falta de manejo y de dirección en el equipo. Los jugadores también son culpables de esta mala racha, Lamar Jackson ha tenido un bajon después de comenzar muy bien la temporada, y se extrana bastante a un creador de juego como Bateman. Veremos si el gerente general hace algún trade antes de la fecha límite de cambios para traer más ayuda para Lamar en el cuerpo de receptores.

Nos leemos el viernes con la prevía del Ravens vs Browns de semana 7.


#RavensFlock #NFL #RavensvsGiants


104 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo